Skip to content

“Mi caso de abuso en BDSM”, un testimonio real

23 septiembre, 2013

AVISO: Edito este post el día 04/08/2014 para comunicar que este testimonio es completamente falso. En breve intentaremos publicar las debidas explicaciones al respecto. Jamás sucedieron los hechos aquí narrados, y son simplemente fruto de un desequilibrado mental que, reconocemos, nos engañó abusando de nuestra especial sensibilización con las víctimas de malos tratos y abusos en cualquier ámbito.

_________________________________________________________________________________

Hola,

Ahora tengo 20 años, con 17 años me atrajo todo este mundo y conoci un hombre. Era encantador,interesante, le adoraba. Al poco tiempo empezó a mencionarme cosas sobrelas delicias de la experiencia BDSM y me dijo que si yo quería, sólo con mi consentimiento me enseñaría a ser una sumisa.


Al cabo del tiempo, me dijo que era una sumisa excelente y que estaba preparada para ser su exclava. Me explicó los términos.


Cuando me refiero a exclava, quiero decir a exclava, como forma de vida, es decir en todos los ámbitos. Mi voluntad se convertiría en su voluntad. etc etc.  El me enseño todo, me aleccionó.


Las enseñanzas de mi Amo, a parte de sus preferencias también fueron leer foros, leer los cuadernos BDSM. El me explicaba con detalle todas mis dudas.


Yo veia en los foros los comentarios sobre la felicidad y el placer que sentían las sumisas y las esclavas y lo deseaba con toda mi alma. Las sensaciones que explicaban de Dolor/placer como el máximo.


Poco a poco empezó a torturarme, cuando me convertí en su exclava no había ya palabra de seguridad porque era exclava. Me compartía con quien quería… Incluso me tenía encerrada dias o atada como un perrocon el collar. Seguía diciendome que eso era lo que yo deseaba, que esaera mi felicidad porque a el le llenaba de emoción mi sufrimiento.

Todo fue una espiral, cuando me di cuenta de la mierda de persona en que me había convertido.

Al final conseguí escapar de todo aquello gracias a una persona que se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo, ella me ayudado mucho, pero no me he recuperado.

Cuando comento lo que me ha pasado en algún foro, dicen que no tiene que ver con BDSM. Que ese era un tal y cual, pero el caso es que el se basó en todo lo que me hacía en los Cuadernos BDSM, en los foros, en páginas donde hay intervenciones. Y si, claro que tiene que ver con la comunidad BDSM, todo lo que me paso lo hizo el y algunos amigos y amigas suyos, que son del círculo BDSM.


Intentando contar mi experiencia (como he visto que dice DRAGON) No encuentro ningun foro BDSM en el cual compartir mi experiencia con otras personas que les hubiera pasado lo mismo y explicaran como salieron o quien les ayudó.

En seguida hacen como si no fuera con ellos.


Creo que en el círculo BDSM no existe grupo que se encargue de este tipo de casos? Si estoy equivocada me gustaría saberlo para poder acudir.


Gracias por escucharme.

Patricia.

 _____________________________________________________________

Hace unos días me llegaba este email a través del blog. Aunque sin lugar a dudas profundizaré más en el tema, quería compartir con todxs ustedes este terrible testimonio. A mi juicio, en él podemos observar la existencia de una Violencia Estructural, o Violencia Cultural, como ustedes prefieran, cuyo origen situaría en ese discurso “mágico” del que ya he hablado en otras ocasiones y contra el cual les vengo previniendo.

Por un lado, la mitificación de las relaciones BDSM como “piedra filosofal de la felicidad”.

Por otro lado, la mitificación de los roles: “esclava es más que sumisa”, “el amo es todopoderoso y protector”, llegando al extremo de erigirse en el “máximo conocedor” de los deseos y necesidades de la otra parte incluso prescindiendo de la palabra de seguridad.

En su testimonio adelanta también la reacción de los foreros ante su denucia, en la misma línea que las que obtuvo la Señorita Kitty Pride y que recoje en su artículo “Nunca lo llamé violación: La verdad sobre los malos tratos en el BDSM”: Que “eso” no era BDSM. Además, y aunque no está recojido en el testimonio que publico por ser posterior a su redacción, también se recurre a culpabilizarla, a negarla… exactamente que lo que pasó cuando publiqué el testimonio de Kitty Pride en un foro…

La pregunta es: ¿Qué hacemos? ¿Seguimos negando que en el BDSM hay maltrato o abusos? ¿Cada vez que se dé un caso de estos, nos desentendemos y abusamos de nuevo de la víctima?

Para mí es más que evidente que todo ese discurso fantástico promueve este tipo de situaciones. Que conforma la base de la pirámide de los malos tratos y de los abusos dentro del BDSM por parte de personas sin escrúpulos que, amparados por el paragüas de ese discurso actúan a sus anchas. Y nosotros, como componentes de ésta, nuestra subcultura BDSM, debemos de actuar responsablemente contrarrestando más allá de nuestras posibilidades ese discurso “mágico”, señalando con el dedo acusador  todo aquel discurso o comportamiento que pueda servir de excusa o parapeto a este tipo de energúmenos… Y propagando un discurso SENSATO y realista de lo que es el BDSM: Una relación de adultos, maduros, con capacidad de dicernir entre fantasía y realidad, de CONSENSUAR de manera efectiva y que deciden mantener una relación desde la igualdad sin abandonarla en ningún momento, aunque lo parezca.

La pelota está en nuestro tejado…

¿Qué hacemos?

Dragón

Anuncios

From → Uncategorized

21 comentarios
  1. amotete permalink

    Esto es como la vida misma, nos creemos especiales y a salvo de salvajadas por que nos gusta el BDSM… y no nos damos cuenta de que por estos lares, hay tal vez… mas indeseables de los que nos creemos. Que hacemos?… comunicacion, que se sepa quienes van a lo que van y quienes no.
    Esta es mi humilde opinion.

    • Saludos y bienvenido, Sr. amotete. Gracias por su opinión.

      Quiero puntualizar a su escrito que no veo que sea realmente de utilidad hacer “que se sepa quienes van a lo que van y quienes no”, si con ello lo que quiere manifestar es que señalemos públicamente con nombres y apellidos (o al menos, nicks) a los abusadores. A la vista de las reacciones de la gente éste hecho puede hacer más mal que bien. Si cuando se denuncia de forma “general”, ya se levantan ampollas, cuando se denuncia acusando a alguien de forma concreta sólo se consigue reforzar más la acusación a la víctima, culpabilizándola. Y es que, lejos de centrar los debates en lo que es correcto o lo que no, se suelen centrar siempre en “quien me cae bien, quien me cae mal”. La forma más efectiva de denuncia es la concreta en el juzgado: a esa no se debe de renunciar jamás.

  2. patrizia permalink

    CUADERNO 22.

    “Vista la capacidad de las personas para emitir una manifestación de voluntad sobre un aspecto esencial de su vida como es el de tener relaciones sexuales a tenor de la edad y entendimiento.”

    Mediante que herramienta/s objetiva/s, test psicológicos, por ejemplo, se evalúa:

    – Capacidad en la toma de decisiones
    – Detección de problemas de personalidad, autoestima, etc..

    ¿Quién está certificando fuera del contexto legal que el acuerdo es “objetivamente voluntario”?

    Digo objetivamente, porque un acuerdo puede ser “voluntario” pero no “limpio y objetivo”.

    La desigualdad en la capacidad de toma de decisiones, no estriba sólo en una patología o en una norma legal (mayoría de edad).

    Una relación desigual puede estar basada en la inexperiencia sexual. Cuando una persona empieza a conocer su sexualidad, comienza paso a paso, con experiencias íntimas personales que le van formando sexualmente.

    Un adulto sexualmente experto puede viciar el desarrollo sexual normal de una persona inexperta.

    Por este motivo, pensado en la libertad “real” de elección y el bienestar:

    ¿Se tienen en cuenta, “objetivamente”, todos los factores de protección de la persona?

    Si no es así.

    ¿Que medios se pueden establecer para cambiarlo?

    Gracias.

    • Saludos de nuevo, señorita patricia:

      El fragmento que cita, extraído de Cuadernos de BDSM nº22, es parte de un artículo del Sr. somiadorbcn en el que analiza los aspectos legales del consenso/consentimiento. Un artículo altamente recomendable para familiarizarse con él y con la adecuada gestión del mismo.

      Aunque existen herramientas en Psiquiatría y Psicología que pueden determinar la capacidad de consenso de cada individuo, éstas sólo son aplicadas cuando se desea demostrar que ese individuo no posee esas capacidades, afortunadamente.

      Y digo afortunadamente por que el consenso forma parte del libre albedrío que como seres humanos tenemos derecho a poseer. Por tanto, no existe nadie que pueda evaluar y certificar caso por caso, persona por persona su “madurez”.

      ¿En virtud de qué fijaríamos esta madurez, esa libertad de consenso? Por ejemplo, ¿Podría ser ideología política? Por ejemplo, que a los votantes de determinado partido político se les prohibiese su derecho a voto. Por que para los que gobiernan, votar al partido “X” es de insensatos… ¿Es lícito que se restrinja el derecho al aborto en virtud de unas ideologías o creencias de otros? Para una persona que cree en la existencia del Alma, el aborto es un crimen. Para quienes no creen en ella, no lo es. Y dado que el alma no está demostrada que existe, en tanto en cuanto no se demuestre que sí (o que no) es una cuestión de fé…

      Es imposible ( y nada deseable) que existan órganos de control de capacidad personal de libre albedrío. Por ello, sólo se puede generalizar y poner “un corte” en algún lugar. Por ejemplo, en Estados Unidos se puede conducir desde los 16 años y en España, desde los 18. Sin embargo, en Estados Unidos no se puede comprar alcohol hasta los 21 y en España, desde los 18 sí. Estas diferencias demuestran que esos cortes no son perfectos, por que nadie madura igual ni al mismo tiempo. Además de que ni siquiera el concepto de madurez es el mismo.

      Así, en españa es no sólo ilegal, si no que también delito mantener relaciones sexuales con menores (en mayor o menor grado, como bien se explica en el artículo que citamos antes) y absolutamente reprobable. Pero cuando uan persona alcanza la mayoría de edad puede hacer lo que le de la real gana. Su derecho al libre albedrío prima sobre todo lo demás. Y, aunque para muchos nos resulten INMORALES las relaciones con cierta diferencia de edad, éstas no son ilegales y atentaría contra la libertad de cualquier persona pretender establecer su raciocinio en función de unos test que han sido creados por la sociedad.

      Coincido plenamente con sus observaciones acerca de que cuando se dan ess desigualdades en la edad de los implicados el consenso está, como poco, en tela de juicio. Una persona con, digamos, 40 ó 45 años podrá manipular sin demasiados problemas a otra con 18, 20 o algo más. Pero sólo hay dos cosas que pueden impedir que esto suceda: la propia ética individual y una correcta educación en la madurez (en el caso que nos ocupa, en el consenso).

      Por tanto:

      “¿Se tienen en cuenta, “objetivamente”, todos los factores de protección de la persona?”

      Eso debe preguntárselo a las personas implicadas en cada caso. Una vez rebasados los límites que marca la ley, la sociedad no tiene derecho en absoluto a inmiscuirse en lo que los demás hacen o dejan de hacer de forma previa a que lo hagan.

      “¿Que medios se pueden establecer para cambiarlo?”

      Educación, formación, información…

      Pero por desgracia le anticipo desde ya que siempre sucederán casos como el suyo. Mediante estas herramientas podremos reducirlos considerablemente, pero nunca erradicarlos. El libre albedrío debe primar siempre sobre lo demás. Y lamentablemente las personas en riesgo nunca quieren saber de los riesgos, es más, suelen interpretar los avisos como un ataque hacie ellos/as. Por ejemplo, en su propia historia, más allá de la situación de abuso excusado en “BDSM”, su relación fue con una persona de alrrededor de 40 años (y usted tenía 17 cuando comenzó)… Al margen de que usted seguramente lo ocultó en principio a su familia, sin duda debió haber un momento en que fueron conocedores de esa relación, y estoy seguro que en ese momento ya la previnieron de que no era una relación equilibrada ni conveniente: ¿Les hizo caso?. A la vista está que no.

  3. Alicia permalink

    Sin duda la palabra clave es igualdad! Nadie cree q exista xq solo ven una “sumisión”, sin embargo, no se dan cuenta del intercambio y posición de ambas partes.
    No creo q haya sumisa en el mundo q no haya recibido como saludo en internet un “zorra”, “puta”, etc….esos son depredadores sexuales q al amparo del BDSM pretenden encontrar sexo duro fácil. No hay q ponerse una venda (al menos, no ahora), se deben denunciar a esos seudos practicantes del BDSM sin miedo a calificar a toda la comunidad. No se engañen, los hay en todas partes

    • Gracias por su comentario, señorita Alicia, y bienvenida.

      Tan sólo quiero comentar sobre sus palabras que no concibo el término “seudo practicantes”, o al menos, no tal y como creo que lo concibe usted. Por ejemplo, considero que el BDSM es “sexo duro”, aunque no todo el “sexo duro” es BDSM. Además, “seudo practicantes” hace referencia directa a la existencia de “practicantes auténticos”… Y entonces se abre la discusión sobre quienes son unos y otros… Y aparece la figura de los “puros”, los “auténticos”. En mi concepción, no existe tal “pureza”: Es tan BDSM lo que puede practicar una pareja dentro de los límites de su alcoba con unas esposas de sexshop, un azote de gamuza y un lenguaje obsceno, dos o tres veces al año, como quienes estructuran su vida en torno a él. En mi opinión lo que hay que acusar es el abuso y a los abusadores. Y a éstos últimos, denunciarlos ante la justicia, labor ésta que sólo puede recaer en las víctimas y/o personas próximas.

      • Alicia permalink

        Gracias por su bienvenida!
        Entiendo perfectamente su respuesta pero cuando hablaba de seudo practicantes, no me refería al contenido de las prácticas (más o menos duras, con o sin sexo, o lo que sea) me refería a aquellos que no respetan las bases del BDSM: seguro, consensuado y …..(no recuerdo cuál más), más allá de esto, qué cada cual sea feliz con las prácticas que desee y los límites que decida
        Saludos

  4. Lamentablemente esto ocurre, y somo nosotros, los que estamos alrededor de esa gente precisamente los que hemos de denunciar estos abusos, y si, son abusos, aunque estén enmascarados dentro del mundo del BDSM.

    Patricia, hablabas de buscar medios donde poder comentar tu caso, te invito a que visites mi blog, donde justamente hará unos días colgué un comentario al respecto de estos casos. Allí puedes relatar tu vivencia a fin de que pueda ayudar a más gente o bien dar tu opinión al respecto.

    Por desgracia, el BDSM es un lugar perfecto donde pueden esconderse muchos maltratadores y abusadores y hemos de ir todos ( Am@s y sumis@s) con mil ojos para poder descubrir a estos lobos con piel de cordero.

    FENEC

  5. Buenos días Sr Dragón! Con respecto al tema opino que por supuesto hay que denunciar los abusos, hay que denunciarlos con nombre y apellido pero también permitanme la desconfianza de hombres y mujeres despechados que han denunciado a miembros de la comunidad por simple venganza contra ellos. Es muy difícil decir lo que hacen o dejan de hacer las personas en su intimidad, mas cuando solo escuchamos una campana, pero creo firmemente que uno es responsable de sus propias acciones y aceptaciones.

    Siempre insistimos a los nuevos que antes de tirarse a la pileta en una relación D/s investiguen, lean, aprendan y creen su propio tamiz de las personas que son Dominantes de los que solo se ponen ese titulo para conseguir sexo fácil.
    La primera linea de defensa contra los abusos somos nosotros mismos, cuanto nos valoramos y las señales de alerta que recibimos.Cuando alguien me viene con lamentos sobre la relación D/s que tiene le digo: Si algo no te hace feliz déjalo. El BDSM es felicidad no sufrimiento, si la estas pasando mal andate, nadie puede obligarte a quedarte.

    Muchos olvidan las reglas básicas SSC (sensato, seguro y consensuado) que junto con la confianza (mucha confianza) son las bases firmes de este juego o estilo de vida (depende como lo vean), si algunos de esos elementos no te cierra, no te llena o no te hace sentir bien y seguro es hora de pensar en que estas metido. La practica real es muy diferente de las fantasías calenturientas de las cabecitas y muchos se olvidan de eso y se meten en cosas de las que luego no saben como salir.

    Saludos Sr Dragón, un placer leerlo como siempre con la claridad que escribe! 😀
    Le dejo saludos también de parte de mi Señor y besos míos a Usted y sus sumis si me lo permite.

  6. Saludos señorita eli{ACH}!! Como siempre, un placer leer la huella de su visita!

    Por supuesto que existen las denucias falsas. De hecho, aunque estadísticamente no hay ningún “estudio” al respecto, me atrevería a afirmar que son la mayoría, sobre todo a tenor de lo que muchas veces se suele “denuciar” en los foros.

    Sin embargo, no debemos de caer en la tentación de minimizar el problema del abuso escudándonos en ese hecho. Las falsas denucias forman parte del problema también, no son la excusa. Y desde luego, jamás deben de servirnos para abusar nuevamente de la víctima.

    Es bien cierto que somos muchos quienes insistimos, por activa y por pasiva en la necesidad de que lxs neófitxs investiguen, lean, juzguen y aprendan, a pesar de que como respuesta, cuando lo hacemos de forma activa sea siempre la misma: “métete en tus asuntos”, cuando no se nos acusa de algo más. Y hacerlo por “pasiva” tampoco parece tener los resultados esperados. Sin ir más lejos, en el propio testimonio de patricia afirma que parte de lo que le pasó le ocurrió a través de la lectura de “Cuadernos de BDSM”. Sin embargo, en Cuadernos de BDSM no deja de hacerse hincapié en un “BDSM correcto”. Por ejemplo, jamás se ha dicho que se deba de prescindir de la palabra de seguridad. Ni como sumisa, ni como esclava. Y, por ejemplo, se publicó un magnífico especial dedicado a las relaciones destructivas en el que se trataban estos temas de forma clara, sincera y con consejos muy acertados. Éste especial es del año 2010. En los momentos en que suponemos que Patrica estaba empezando a echar a rodar esta lamentable relación la tenía al alcance de un solo click. ¿Acaso no los leyó? ¿Leyó sólo lo que le interesó leer? ¿O leyó sólo lo que a la otra parte le interesó que leyese?… También cabe la posibilidad de que fuese incapaz de entender lo que leía…

    Existe un serio problema con el uso del “SSC” del que ya he hablado alguna otra vez. Mientras las personas que tenemos ya una cierta experiencia en BDSM, no sólo en “cantidad” o relacionado con ella, si no más bien en “calidad” y duración de la experiencia lo entedemos de la forma correcta, es decir: que hay que pelear en todo momento por que sea “Sensato, seguro y consensuado”. Que hay que asegurarse que así sea siempre: antes, durante e incluso después de la relación. Sin embargo, se puede apreciar muy claramente en internet (donde cualquiera puede opinar y dejar su cagada de forma anónima) que el se utiliza como si de una palabra mágica se tratase, una piedra filosofal que todo lo puede. Les basta enunciar que va a ser o que es “SSC” para que “entren en comunión las almas y las mentes” y no haya posibilidad de accidentes, errores, abusos…

    Mis respetos para usted y su Señor.

  7. Les recomendaría recordar los hilos: De pactos, consenso y malos tratos https://alicantebdsm.wordpress.com/2013/06/24/de-pactos-consenso-y-malos-tratos/ y https://alicantebdsm.wordpress.com/2013/06/25/de-pactos-consenso-y-malos-tratos-ii/

    y Reflexiones: BDSM y Malos tratos: https://alicantebdsm.wordpress.com/2013/06/27/reflexiones-bdsm-y-malos-tratos/

    Iba a copiar un trozo pero seria un pecado, vale la pena leerlos completos nuevamente! Gracias como siempre por su claridad Sr Dragon.

    Saludos
    eli{ACH}

  8. xana permalink

    Intentar acabar con los abusos dentro del bdsm es como pretender liquidar la violencia de género. El único medio es la información, la educación y la denuncia a las autoridades correspondientes cuando esto sucede, y así. no lograríamos erradicarlos pero sí al menos reducirlos en buena medida.

    El problema principal es que dichos abusos suelen suceder en la intimidad, con lo que demostrar los hechos resulta bastante complicado, y aún más en estas situaciones donde la sumisa acepta de entrada una serie de “actos” no demasiado habituales.

    Entiendo que una sumisa de 20 años en manos de un Dom de 40 sin demasiada integridad, va a sufrir unos efectos negativos. Pero he visto también una gran disposición de los “veteranos” de esto (tanto Doms como sumis@s) a aclarar conceptos, enseñar medidas de seguridad, servir de guías y prestar ayuda a cualquiera que lo haya solicitad. Pero desgraciadamente siempre pensamos que somos más listos que nadie y que esas cosas a nosotros no nos van a suceder. Abusadores hay en todas partes, no sólo en el bdsm… pero si tomamos una serie de medidas en el día a día cuando salimos a la calle ¿por qué no las tomamos también antes de meternos en una relación así? No podemos pensar que por chatear 2 horas al día con alguien lo conocemos, no podemos idealizar al Dom hasta el punto de creer que cada palabra que sale de su boca es “la verdad más verdadera”, y mucho menos podemos entregar nuestra vida a alguien del que no sabemos nada en absoluto (aunque creamos que sí).

    El bdsm es un “juego” serio, duro, y uno tiene que tener muy claro a quien decide tener de partenaire. Mucha gente veterana busca la forma de combatir y eliminar esa lacra de nuestro entorno, dedican su tiempo a hacer que esto sea como realmente lo créemos y sentimos, una relación de ABSOLUTO RESPETO. Pero desgraciadamente, cuando se vive con la ilusión de encontrar Amo o sumisa, todas las medidas de seguridad se pasan por alto. Hay demasiada prisa en poder decir tengo “Amo”, y las prisas no son buenas consejeras. Al final, las decisiones de hacer o no hacer, las toma uno mismo, y si existen dudas al respecto, hay que preguntar, informarse, y si ya se está dentro, finiquitarlo. Pero lo que no podemos es vivir confiando en que todo el mundo es bueno, y eludir nuestras responsabilidades hacia nosotros mismos.

    De todos modos, somos muchos los que nos seguimos rebanándonos los sesos tratando de encontrar la forma de acabar con estas lamentables situaciones dentro del bdsm.

    • Saludos señorita xana!! Siempre es un placer recibirles a usted y su Señor en este humilde blog…

      Quiero aprovechar este mensaje para pedirles que, al menos por el momento, tomen en “cuarentena” todos los posibles lectores el escrito-denuncia. Albergo muy serias dudas sobre la veracidad de los hechos narrados y, en tanto en cuanto no reciba alguna confirmación que los avalen, debemos de actuar con suma cautela.

      Quiero resaltar que, aunque los hechos narrados no correspondan a una realidad concreta, esto no quita valor a lo que llevo denunciando hace tiempo.

      Seguiremos luchando…

      Un abrazo!!

  9. ¡Hola a tod@s!

    Se plantean muchas cuestiones aquí… Desgraciadamente las líneas entre maltrato y BDSM son muy finas. Y, si en el “mundo convencional” (vainilla) existen las “denuncias falsas”, que hacen muchísimo daño, me atrevo a decir que en el BDSM existen aún en un mayor número. Situación que no ayuda nada a las personas que han sufrido (¡qué leches!, que hemos sufrido. Me toca meterme en ese saco también) malos tratos camuflados en el BDSM.

    Señores, no es tan difícil sufrirlo. No me considero tonta, y es más, tengo estudios para intervenir en el campo de lo social. Pues aún así entré en un bucle de anulación-maltrato del que no podía salir. Directamente no sabía decir que no. No obstante, entiendo que sea difícil de comprender para las personas que no lo han vivido de cerca. Posiblemente yo tampoco lo entendería.

    ¿Qué hacer? ¿Señalar con nombres y apellidos? Pues creo que es lo que más se hace… y que no sirve absolutamente para nada. Este tipo de maltratadores son retorcidos, vengativos, etc., por lo que señalarlos sólo ocasionará daños para l@s ex-sumis@s (posibles amenazas, envío de fotos comprometidas a familiares, etc etc).

    Además, ¿sabéis por qué no funcionaría? Porque todos pasamos de todo. En esta Comunidad somos 4 gatos. Cuando hay un caso sonado de estos sí es cierto que todo el mundo cotillea y se indigna, en pequeños grupos. Pero luego se nos olvida. ¡¡¡He visto a gente conocida por mí, gente que ha estado comiendo conmigo y viendo a mi ex-hermana de sumisión llorar por la situación… siguiendo el juego y las tonterías por chat a las personas que me maltrataton!!!

    ¿Y si empezamos por aquí?

    Os aseguro que mi caso se conocía bien, que muchas de esas personas que les han seguido el juego conocían exáctamente la situación y se echaban las manos a la cabeza.

    Por cierto, no me escondo. Porque directamente no me da la gana. Con esto, igual que lo hace Patricia, quizás estoy exponiéndome a pasarlo mal, a alguna venganza. Espero que al menos sirva de algo.

    Saludos.

    lau.

    • Saludos señorita lau!! Bienvenida y muchas gracias por participar en nuestro blog!!

      Ante todo, disculpe que no la hayamos contestado antes… Cuando leímos su contribución pensamos que merecía una respuesta adecuada… y luego, la vida no nos hizo perdernos…

      Acerca de lo que dice: “Desgraciadamente las líneas entre maltrato y BDSM son muy finas.” No estoy en absoluto de acuerdo. Sólo a ojos ajenos puede parecer así. Pero no debería serlo para nosotros. En mi opinión es un inmenso abismo la que separa ambas cosas. Sin embargo, existe un discurso erróneo que pretende hacer parecer que no es así. Ignoro cual es su caso en concreto, pero si vivió una situación de abuso y/o maltrato en el BDSM, estoy seguro que no se debió ni a su falta de inteligencia, ni a esa supuesta “fina línea”. Lo más probable es que se debiese a la misma dinámica por la que se llega a esa situación en el mundo no-BDSM (La “Rana en la olla”).

      Las denuncias falsas existen, no hay duda. Pero son mínimas. Y hablo de denuncias reales, no hablo de denuncias fruto de riñas ciber. Pero no sirven de excusa al problema. Son parte del problema.

      Ciertamente, de nada sirve denunciar públicamente. Ni existiendo sentencias en firme judicialmente (en este blog ya se ha visto eso). Y con nombres y apellidos… sabe? Por observación he visto que cuando se producen estas denuncias con nombres y apellidos es cuando más probabilidades hay de que sea falsa. Cuando los hechos son reales, son muy pocas las víctimas que se deciden a dar el paso. Y encima, cuando lo hacen son machacadas una y otra vez.

      Como colectivo, nos damos golpes en el pecho llenos de indignación. Pero a la hora de la verdad nos quedamos parados…

      Mil gracias por su contribución, señorita!!

      Espero que siga usted por aquí J

      Afectuosamente,

      Dragón

  10. A Tony Cantó lo crucificaron por decir que las denuncias sobre violencia de género (un 80% estimado) eran falsas, pero es que este hombre se explica muy mal. La llamada de atención no es que no hay violencia de género, sino que los casos no se denuncian.

    No se denuncian por vergüenza (la víctima se siente culpable y los demás la llaman de tonta para arriba y más si es dentro del BDSM: “ella o él se lo ha buscado”), y por miedo. Hay estudios en los que se analiza el nivel cultural de las víctimas y no importa, de hecho hay menos denuncias cuanto más alto es el nivel cultural, lo cual no significa que no suceda.

    Dentro del BDSM es importante diferenciar entre el dolor y el daño (tanto físico como mental) y desde dentro censurarlo porque como comunidad nos hace mucho mal que nos mezclen con maltratadores. Por otro lado informar a los neófitos en normas de seguridad. He oído hablar de “normas del BDSM”, o “la mejor relación es 24/7 (cuando encuentre un escrito de una sexóloga bedesemera que sobre maltrato pondré lo que opina sobre estas relaciones)”, o “yo soy más sumisa que tú”… cuando lo único que vale es el SSC, el resto son adornos, y como decís cada uno en su cama hace lo que le de la gana.

    Por otro lado creo que “50 Sombras de Gray” (que no me lo he leído, pero todo lo que he oído sobre él me ha aterrorizado) está haciendo un poco de bien y mucho mal al BDSM porque no hay aviso, no hay normas de seguridad, y la relación que tienen los protagonistas por lo visto es bastante enfermiza.

    Y no quería hacerme publicidad, pero estoy trabajando en una serie de tiras cómicas sobre BDSM, intentando normalizar el tema, informar y hablar de las normas de seguridad (en las redes sociales en las que lo he puesto me han hecho muchas preguntas personas vainilla y estoy encantada de responder y dar información, me hace mucha ilusión esa curiosidad).
    http://www.elenamas.com/p/comics.html

    Me gustaría que me comentárais qué os parece lo de 50 sombras y el trabajo que estoy haciendo, en contraposición a 50 sombras.

    Por último comentar que se nos olvida a los sumisos que somos los que tenemos el control, que siempre podemos parar el juego, ya seamos sumisos, esclavos, o perrillos en las faldas de nuestros amos. SIEMPRE podemos decir “no”, y si el amo te deja por ello, es que era un amo que deja bastante que desear.

    Un saludo a todos: sensatez, seguridad y consenso.

    • Saludos Señora/Señorita Elena. Bienvenida a este blog!!

      Si hay algo que está bastante claro es que los abusos y el maltrato no guardan relación directa con aspectos como cultura, educación, nivel económico… Pero sí es cierto que, a Mi entender, cambian “las formas”. La relación denuncias/nivel cultural ciertamente no es algo que Me haya detenido a comprobar. Lo haré, sin duda. Aunque pienso que si se dan menos denuncias es muy probable que se deban a cuestiones como guardar las apariencias o incluso a “es imposible que esto me pase a mí…”

      “Dentro del BDSM es importante diferenciar entre el dolor y el daño (tanto físico como mental) y desde dentro censurarlo porque como comunidad nos hace mucho mal que nos mezclen con maltratadores. Por otro lado informar a los neófitos en normas de seguridad. He oído hablar de “normas del BDSM”, o “la mejor relación es 24/7 (cuando encuentre un escrito de una sexóloga bedesemera que sobre maltrato pondré lo que opina sobre estas relaciones)”, o “yo soy más sumisa que tú”… cuando lo único que vale es el SSC, el resto son adornos, y como decís cada uno en su cama hace lo que le de la gana.”

      Aquí apunta usted algo que llevo intentando hilar desde hace un tiempo y coincido plenamente con usted: la existencia de un equivalente a la educación sexista del mundo no BDSM, que Yo ando pensando en llamar “educación rolista”, el cual define unos “roles” básicos a través de un discurso rancio, absurdo y falso, nacido esencialmente desde la parte “D/s” del BDSM. Mediante la construción social de estos roles dentro de la subcultura BDSM, se impone (especial y mayoritariamente a las sumisas, pero no exclusivamente) lo que debe ser, cómo debe ser, cómo debe comportarse y actuar una sumisa/esclava. Así, si la mujer en el rol de sumisa quiere ser aceptada y sentir que forma parte de esto, debe asumir y acatar esos falsos esterotipos y encajarse en ellos al igual que en un catsuit.

      Ciertamente, coincido con usted en la necesidad de informar no sólo a los neófitos, si no también a los “veteranos” que no son más que repetidores de curso año tras año en aspectos tales como la seguridad, pero también en aspectos como la dinámica correcta de las relaciones D/s (por que esta existe, desde luego). El problema es que a poca gente le interesa. En general, lxs neófitxs cuando llegan a este mundo lo hacen llenos de hormonas fruto de sus fantasías onanísticas más inconfesables y lo único que le interesa es apaciguarlas. Nadie quiere perder el tiempo con “chorradas” sesudas y aburridas.

      Y si bien es cierto que como colectivo (no creo que en españa podamos hablar aún de “comunidad” ) Nos hace mucho daño que Nos mezclen con maltratadores, más daño Nos haceMos Nosotros mismos mirando hacia otro lado cuando suceden casos de abusos o maltratos: En cierta forma, como colectivo no sabeMos ni estaMos preparados para lidiar con esto, más allá de unas idealistas declaraciones que los hechos tienden a derrumbar. El BDSM NO ES MALTRATO NI ABUSO, pero no haceMos lo suficiente para que así sea.

      Sobre “50 sombras…”, creo que el mayor daño Nos lo heMos hecho Nosotros mismos. Por que no es más que una novela erótica: “Porno para mamás” lo llamaron. No se puede prentender que una novela erótica refleje una realidad. Sin embargo, sí que le diré que si muchas personas pusiesen en práctica algunos de los hechos que se narran en ella las cosas les irían de una forma muy diferente. No es la novela, es la falta de sentido común lo que hace daño.

      Sobre “hacer publicidad de su web”…

      Qué le voy a decir?? Se la merece sobradamente. Como ya le he dicho en privado, su arte es magnífico. Me encanta!! Y en relación a esas tiras cómicas tan educativas a las que hace referencia son MAGISTRALES. Me han encantado especialmente la dedicada a la palabra de seguridad y la de la lluvia dorada… J De hecho, aprovecho para pedirle permiso para ponerlas como entrada en este blog.

      Completamente de acuerdo con todo lo que usted dice para finalizar… Serán tema de futuras entradas de este blog, aunque sea de modo transversal.

      Muchas gracias,

      Dragón.

  11. Kim permalink

    Hay quien confunde el sadismo con el BDSM. Es una pena pero no siempre la forma de entender el BDSM es totalmente bien interpretada. Si el presunto “amo” es un sádico y le apetece darle una paliza a una mujer que busque a una profesional y no enturbie el significado del BDSM.

    • El sadismo SI forma parte del BDSM, igual que el masoquismo. No olvidemos que no a todo el mundo le gusta la D/s, hay más ramas en el árbol común. Y no hay nada de malo en que una persona dominante sea sádica, simplemente debe establecer relaciones con personas masoquistas, que disfrutan la otra cara de la misma moneda. Y por supuesto, siempre sujetos a consenso, acordada de forma responsable entre ambas partes y con sentido común y con todas las medidas de seguridad posibles para que la búsqueda del dolor no provoque lesiones no deseadas.

      Otra cosa es el sadismo no consensual, que supongo que es a lo que usted se refiere al hablar de gente a la que le apetece dar palizas a una mujer. Esa es una conducta que puede ser patológica, y que en todo caso es siempre delictiva… pero ese ni con sumisas no masoquistas, ni con personas masoquistas, ni con profesionales!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: