Skip to content

Este blog incluye contenidos PARA ADULTOS.

Si no tienes 18 años (o la mayoría de edad legal en tu país para este tipo de contenidos), NO CONTINUES.

“MULTIPROPIEDAD” – parte 3

Viene de…

Multipropiedad, parte 1 – sobre las relaciones múltiples BDSM
Multipropiedad, parte 2
.

Multipropiedad, parte 3.

COMO INTRODUCIR OTRA SUMISA EN LA RELACIÓN

.
MINTIENDO:

Por supuesto, la que parece más habitual por lo que la gente comenta en canales, foros y demás, es hacerlo a la chita callando, a espaldas de la “legítima” y ocultándose entre matojos.

Este modo no me sirve. No se me ocurre qué clase de Amo puede caer tan bajo como para andar engañando a su sumisa, cuando estamos en un marco de relaciones donde puede hacerlo sin mentir y con la frente bien alta. Salvo que sepa que ella no va a aceptar el tema y no tenga la capacidad y paciencia suficientes para llevarla a su terreno por las buenas, o el coraje para plantearse que tal vez tenga que renunciar a esa sumisa si está tan interesado en tener otras y buscarlas acordes a sus deseos, para no necesitar mentirlas.

En todo caso, mentir no es una opción. Te acaban pillando y se supone que cualquier relacion BDSM se basa en la sinceridad y la confianza. ¿Cómo confiar en alguien que te miente?

SIN EXPLICACIONES. CUANDO Y COMO ME DA LA GANA:

Una opción perfectamente válida. No todas tenemos ni deseamos tener el privilegio de poder poner reparos a las decisiones de nuestro Amo sobre este aspecto o cualquier otro. Lo único que todas tenemos derecho es a saber en qué tipo de relación nos metemos y aceptar o no en consecuencia.

Esto de sin explicaciones puede suponer que tu Amo, aunque no tenga ninguna intención de darte opción de veto, te cuente que está charlando con esta o con aquella y vaya compartiendo contigo cómo le va el tema. O puede suponer que puedas encontrarte de repente en cualquier momento con el asunto hecho sin aviso previo, a llegar al caso incluso de que tu Amo ni siquiera te informe si coge o no coge a otras personas bajo su collar, porque considere que no necesitas saberlo ni es asunto tuyo.

Y no nos equivoquemos, no es tan traumático. Hay muchas sumisas que se topan con esta situación desde que inician su primera relación, por mera casualidad; simplemente encontraron un Amo que ya tenía otras posesiones y obviamente no va a darle a ella explicaciones, que acaba de llegar… Y que así les va estupendamente, no esperan esa consideración, incluso puede coincidir más con sus fantasías que un estilo D/s más negociador. Depende de las necesidades y sueños de cada una y el tipo de relación en la que esté inmersa.

Posiblemente las que tenemos más problemas con estas cosas somos las que entramos en este mar en barca monoplaza y nos vemos en un momento dado ante la disyuntiva de cambiar a una embarcación con más asientos, bien porque se trate de otra relación con otra persona y otras expectativas, o bien porque nuestra relación con nuestra pareja habitual tienda hacia ese cambio.

También, por supuesto, quienes probaron y se les estrelló el transatlántico contra un iceberg. Es normal que si has tenido una mala experiencia puedas albergar resquemores y dudes mucho antes de repetirla, ocurriera por lo que ocurriera y fuera o no por culpa de la practica en sí o de patinazos y/o puñaladas colaterales.

Y tal vez algunas de las que nos contemplan a unas y otras desde el muelle indecisas.

HABRÁ OTRA. CUANDO ESTÉS PREPARADA:

He aquí el Amo con instinto pedagógico, que sabe lo que quiere y confía en poder llevarte a su terreno por las buenas. No piensa renunciar, pero tampoco tiene prisa. Que viene a ser el mío en cuatro pinceladas.

Hay quien disfruta de la perfección de una obediencia absoluta (o más o menos, dentro de lo que cabe, ya que los absolutos son extremos utópicos), y se desespera y aburre con una sumisa indecisa, con límites, reparos y temores. Y hay quien está más interesado en el camino que en el destino, y se aburriría con una sumisa que no le ofreciera el reto de avanzar etapa a etapa venciendo las vergüenzas y las vacilaciones. Ni mejor, ni peor: caminos distintos, o distintas etapas del mismo viaje, no sé.

Eso sí, si te acojes a este argumento conviene, si eres Amo, que estés dispuesto a “preparar”, no vale sentarse y esperar que el cambio ocurra por arte de magia. Y si eres sumisa, que estés dispuesta sinceramente a trabajar por ese cambio.

Y como esto de estar preparada suele ser bastante relativo, puede que coincida con el siguiente modo:

HABRÁ OTRA CUANDO ENCONTREMOS ALGUIEN A QUIEN TÚ TAMBIÉN ACEPTES Y SEGÚN LAS NORMAS QUE PREVIAMENTE TÚ Y YO HALLAMOS CONSENSUADO.

¿Demasiadas condiciones para una relación de Dominación? ¿No es muy ortodoxo darle tanto derecho de veto a la parte sumisa? Puede.

Pero es mucho más fácil que una sumisa reacia se sienta más segura si en principio puede optar por situaciones que le resulten menos dolorosas o atemorizantes. Se me ocurren algunas posibilidades, por ejemplo la segunda sumisa podría entrar en las siguientes condiciones:

– sólo cibersumisión
– sólo para spanking
– que no haya intercambio sexual
– sin sesiones conjuntas (no quiero estar presente)
– sólo en sesiones conjuntas (no quiero quedarme fuera)
– admito sesiones conjuntas, pero nada de sexo entre nosotras
– que yo esté al tanto de todo, nada a mis espaldas
– que sus horarios coincidan de forma que no resten del tiempo que el Amo me dedica a mi.
– … …

Lo que se te ocurra que pueda salvar los problemas básicos para intentarlo. Cada persona es diferente y lo que para una puede ser insufrible para otra puede ser una tontería perfectamente asumible. De hecho puede que no sea ortodoxo pero para cambiar la situación en una relación ya consolidada es mucho más efectivo que el argumento de “otra, porque me apetece”.

Por supuesto, habrá dominantes para los cuales plegarse a este tipo de restricciones será inadmisible y están en su pleno derecho. Lo tomas o lo dejas. Pero para otros puede funcionar perfectamente, depende del tipo de relación que tengas, lo fácil o difícil que te sea como Amo renunciar a la sumisa actual si no entra por el aro, los deseos que tengas de guiar a tu posesión hacia ese camino sin prisas si hace falta… En fin, cada maestro tiene su librillo.

No hay nada más bloqueante que un NO. Haz la pregunta de forma que te respondan NO y te quedarás sin material con el que negociar. Crea tensión entre los dos, genera malestar en el que se niega y en el que es rechazado, provoca angustia porque no eres capaz de entregar lo que tu Amo desea, e insatisfacción en éste porque no obtiene nada…

Consigue un “bueno…” y tendrás entreabierta la puerta y un pie ya pisando el camino, que “bueno” a “bueno” a saber a dónde llegará.
Muchas veces la meta no es inalcanzable en si misma, es la enorme distancia que nos parece que hay lo que nos asusta, la cantidad de posibilidades terribles que nos imaginamos que pueden darse.

El dividir ese salto en pequeños tramos, aplazar esas terribles posibilidades y enfrentarnos sólo a las que nos vemos capaces de afrontar, no sólo lo hace más fácil a la hora de avanzar en la práctica, si se da el caso de tener que ir pasito a pasito. También nos puede permitir avanzar parte del camino sólo en nuestra fantasía. Puede que luego, a la hora de llevarlo a la práctica, estés lista para saltarte muchos de esos pasos e incluso ir directo a ese objetivo final de “otra sumisa” sin necesidad de limitaciones, porque aunque al principio parecía tan difícil de asimilar, esos pasitos que se han ido dando mentalmente, a lo tonto a lo tonto, te han ido preparando.

No es lo mismo pensar en el concepto “otra sumisa” así, a palo seco, que ir pensando en posibilidades asequibles. Si se plantea un reto que crees que puedes superar, empiezas a imaginarte en esa situación, la analizas, te acostumbras a la idea, mentalmente le pierdes el miedo, barres las pegas que pudieras encontrar a esa situación… y sin llegar a vivirla es posible que descubras que la has superado y estás preparada para imaginarte en el siguiente paso, para plantearte un paso más y analizar los problemas y soluciones que en principio te plantea esa nueva situación.

Mi Señor empezó con lo de “no me digas que no puedes, dime qué crees que hoy por hoy sí podrías”. Y mira tú…

NO HABRÁ OTRA:

Según mi Señor, a todo dominante le agrada la idea de tener varias posesiones, si bien algunos renuncian voluntariamente a esta posibilidad y eligen la exclusividad para su sumisa por diversos posibles motivos.

Algunos de esos motivos son dignos de aplauso y desde luego muy respetables. Forman parte del compromiso con la relación que están viviendo.
Puede ser definitivo, o puede ser cuestión del momento y ser un límite que a saber si en el futuro cambiará. Tal vez es resultado del momento en el que se encuentra esa relación, o del momento que atraviesa la parte sumisa en su desarrollo, o incluso del momento que atraviesa su propio ser-dominante.
Sean unos u otros, están basados en una elección responsable y la responsabilidad es digna de agradecimiento, porque no siempre abunda como debiera.

De ciertos motivos que a veces se dan sobre todo en chats… desconfía. Igual solo quieren regalarte el oído y simplificar la pesca.

lena{DR}
propiedad de Dragon
mayo’06

.

– Multipropiedad, parte 4

.

Anuncios

“MULTIPROPIEDAD” – parte 2

Viene de…  MULTIPROPIEDAD, parte 1. Sobre relaciones múltiples BDSM.

.

Multipropiedad parte 2

CRÍTICAS A LA MULTIPROPIEDAD.

Antes de nada, critico mi propio uso del término:
Tienen razón las inmobiliarias.

Según el Diccionario de la Lengua Castellana de la RAE, multi- significa “muchos” y propiedad “cosa que es objeto de dominio”… así que podría yo tener razón por una derivación lógica siguiendo las leyes gramaticales de nuestra lengua…
Pero no, resulta que el término MULTIPROPIEDAD ya viene en si mismo recogido y definido por la RAE como condominio, así que sí, es un apartamento con varios propietarios. Varios co-dominantes sobre el objeto.

A propósito de este tema, recomiendo la lectura de la reflexión de Bastinado, que como título de su artículo también usa el término tan equivocadamente como yo.
http://amobastinado.com/Multipropiedad.txt (por desgracia esta web ya no existe)

No es que descubra en su texto la cuadratura del círculo… pero es que no hay conjuros mágicos para estas cosas. ¿Oíste hablar de ese manual fantástico e infalible que tienen los Amos pero que sólo se pasan en círculos muy cerrados y selectos? (yo sí he oído hablar de él). Te engañaron. No hay arcoiris con jarras de oro enterradas bajo ellos. Si quieres tesoros, tendrás que excavar para encontrar joyas y pulirlas con esfuerzo.

En este caso, como Bastinado sugiere, no es más que sentido común, honestidad y dejar hacer a cada cual lo que desee con un mínimo de tolerancia y apertura de mente.

Yo siempre respondo lo mismo, que no es cuestión de que esté bien o mal, o de las malas experiencias que alguien haya tenido y debido a ello las critique después. Lo verdaderamente importante es que todos los implicados en esa relación se lleven bien y sean felices. “Si 3 personas llevan un tipo de relación y son felices todos en ella, quienes somos nosotros para criticarla?”.

Pero el caso es que aunque en teoría parece ser que, cuando hablamos, todos estamos de acuerdo y a todos nos parece estupendo que cada cual haga lo que le plazca,… en realidad, como bien me dijo hace un par de noches una amiga por messenger, “este es un tema controvertido”.

Y no entiendo por qué lo es.
Entiendo las dudas y las dificultades que una persona puede tener para decidir cambiar de un estado de exclusividad a uno distinto.

Incluso entiendo hasta cierto punto el debate que pueda plantearse sobre hasta qué punto la persona sumisa tiene derecho a elegir, poner reparos, condiciones… No los comparto, por lo que ya dije en el anterior fragmento de que jugamos para ser felices, pero conozco y entiendo los argumentos en contra de la libertad de elección, y muchos de ellos son perfectamente coherentes con el BDSM.
Otra cosa es que a cada cual le sirvan o no en su situación, su forma de verlo y vivir su relación en concreto.

¿Pero por qué es conflictivo que OTROS tengan más o menos sumisas? ¿Qué tiene eso que pueda debatirse? ¿Por qué es criticable que una sumisa cambie de idea en un momento dado y acepte compartir?

Ni siquiera es criticable el modo en que se establezcan esas relaciones. ¿Y qué si se trata o no por igual a las sumisas? ¿y qué si el Amo impone entre ellas una dinámica de competitividad o si prefiere un estilo tipo LOGSE: cooperación entre iguales y desarrollo individualizado? ¿y qué si las presenta y mezcla o si las tiene aisladas entre sí y sin que sepan unas de otras? Mientras se haga de forma clara y todo el mundo sepa a qué se juega desde antes de decidir si quiere o no participar…

No obstante no hay canal de chat, grupo BDSM, foro de discusión, ni espacio donde se junten de vez en cuando unos cuantos bedesemeneros, en el cual este tema no acabe siendo motivo de disputas, ofensas, orgullos heridos e intercambio gratuito de insultos. ¿Por qué?

¿Será que nos asusta tanto el ejemplo que nos damos unos a otros, que necesitamos destrozar las otras realidades en vez de disfrutar plenamente de la nuestra?

Tal vez como sumisa única critico tanto a las que cambian de idea porque no quiero que mi Amo piense que yo puedo seguir sus pasos. Es más fácil destrozar su vivencia, decir que lo hacen porque se ven obligadas, porque si no tragan las abandonan, por miedo a dejar de ser queridas… que asumir y defender mi propia postura con madurez, confiar en que mi pareja actuará en consecuencia y cumplirá sus promesas si me las hizo, o enfrentarme a las decisiones que tenga que tomar en caso de que no lo haga.

Tal vez como dominante desprecio e insulto ferozmente a las que no aceptan compartir, porque temo que a mis candidatas les dé por plantearse la posibilidad de elegir y elijan que mi oferta no les conviene. Es más fácil dar sopas con honda si sólo hay sopa en el menú. Y dónde va a parar, resulta mucho menos trabajoso obtener las cosas si es universalmente obligatorio que me las den a costa de lo que sea, que si nos tomamos el esfuerzo de guiar y educar para que me las den felizmente.

Se me ocurren muchas cosas y situaciones criticables e incluso denunciables que frecuentemente están implicadas en el asunto este de compartir dominante o tener varias sumisas…

Es criticable utilizar el chantaje emocional para que la otra parte acceda a compartir (o para que renuncie a tener otras sumisas). Utilizar el engaño y la manipulación. Faltar a la palabra dada o los límites establecidos previamente por las bravas y sin renegociación. Omitir información relevante sobre las circurstancias en las que se dará la experiencia, o incluso falsearla, para que acceda a una situación que de otro modo no aceptaría. Aceptar de mentirijillas y dedicarse a malmeter contra la nueva (o contra la veterana)…

Pero no se me ocurre bajo qué parámetro es criticable la práctica en sí.

lena{DR}
propiedad de Dragon
mayo’06

.

– Multipropiedad, parte 3
– Multipropiedad, parte 4

.

“MULTIPROPIEDAD” – sobre relaciones múltiples BDSM

Recientemente algunas personas muy amables, en un foro de muy muy lejos, han rescatado este viejo texto. Puede que hoy algunas cosas las expresaría de otra forma, pero básicamente sigue representando mi opinión sobre el tema de las relaciones múltiples en BDSM (especialmente un Amo y varias sumisas), y como vi que no lo habíamos publicado nunca en el blog, aquí lo traigo. Ustedes disculpen que no sea actual (ni morboso).

(Aviso, son cuatro capitulos)

.

MULTIPROPIEDAD, parte 1.

Mi primer contacto con la MULTIPROPIEDAD

Voy a reflexionar de una sentada o en varias sesiones (según lo largos que sean mis paréntesis sin faena en el trabajo) sobre distintos aspectos relacionados con la Multipropiedad

Ya sé que el término está mal usado, porque si nos atenemos a las campañas esas que te llaman por teléfono y te dicen que te ha tocado el increible premio de comprar un apartamento en multipropiedad, se supone que define justo lo contrario de lo que trata este texto: sería un apartamento con muchos propietarios

¿Podría darse el caso de una sumisa con varios Amos?… Eso sí sería multipropiedad en el sentido extricto de la palabra. Parece complicado de llevar a cabo, pero en relaciones humanas nunca se sabe y no seré yo quien suelte un no tajante ante ninguna posibilidad, sobre todo cuando yo no la he experimentado para poder juzgar cómo me fue. En el caso de los apartamentos, a ti siempre te toca el que menos te interesa o cuando no te conviene, no sé si a la sumisa le ocurriría igual.

Yo quiero reflexionar sobre el caso contrario, un propietario con varios apartamentos, chalets y/o tiendas de campaña, mucho más habitual en las relaciones BDSM. De todas formas no tengo muy claro que semánticamente no tenga yo razón y se equivoquen los de las inmobilarias.

¿Por qué este empeño ahora y en este tema en concreto? Porque lo de compartir con otra persona el Amo, mi Amo, el eje de mi universo, es una realidad que vengo disfrutando (y digo bien, disfrutando) desde hace unos meses. Y como soy una mente inquieta que cuando se aburre le da por hacer este tipo de reflexiones, va siendo hora de tocar el tema. No por dictar sentencias, ni redactar manuales de “cómo relacionarte con la competidora recién llegada sin que llegue la sangre al río: supera tus celos y aprende a manipular en tu beneficio sus errores”. Es sólo una reflexión sobre MI experiencia, con la cual puede que alguien encuentre puntos en común y otros se sientan muy distanciados. Y ni siquiera soy experta en mi propia experiencia, ya que como acabo de comentar solo cuento con unos pocos meses viviendo esta situación, puedo cambiar de ideas en el futuro según vayan ocurriendo las cosas.

Ante todo, quede claro que defiendo firmemente el derecho de cualquier persona a buscar exclusividad en su relación si es eso lo que necesita. No me creo para nada eso de “si no aceptas que tu amo tenga más sumisas, eres mala sumisa”, entre otras cosas, porque considero que esto es un juego de adultos, vivido con más o menos intensidad, pero cuyo fin es siempre la felicidad de los participantes. Y porque tampoco me creo las definiciones de bueno-malo, las normas de cómo debe ser, y la manía de etiquetar esto sí es-esto no es…

Eso sí, si crees que no serás capaz de compartir a tu Amo, asegurate antes de embarcarte en la relación de que para él no va a ser un requisito imprescindible. No es más que cuestión de buscar la pieza que encaje con cada cual, con honestidad y coherencia. No persigas a uno de esos dominantes que tienen a sus pies un harén habitual de media docena de propiedades. Y por lo que más quieras, mucho menos eches el ojo a un Amo con propiedad planeando desplazar a ésta y quedarte en exclusiva. No es probable que a la larga te funcione, incluso en el caso de que consigas deshacerte de momento de la que estaba cuando tu llegaste (cosa que ocurre con más frecuencia de la desable). Y además te denunciaremos al sindicato de sumisas por pécora y mala vívora y no te invitaremos a nuestros clubs de damas. Bastantes golpes y fracasos hay en este mundillo para andar zancadilleandonos entre nosotras encima.

En mi caso, cuando comencé a intercambiar emails y conversaciones de messenger con mi Señor, me importaba tres pepinos si tenía por ahí otra sumisa o una legión de ellas. Ni siquiera se me ocurrió preguntarle en esos momentos. Entre otras cosas, porque me asomaba a esto por primera vez, sin conocer usos y costumbres del BDSM, mucho menos aún tener mis propios criterios sobre ellos, y con más tabúes y fantasmas que otra cosa… Y sobre todo porque estaba segura de que el capricho y fisgoneo me iba a durar menos que el canto de la calandria, que no sé cómo canta pero debe ser muy brevemente.

Resultó que no tenía, y como única sumisa suya comenzamos a construír una relación de Amo-sumisa y que muy pronto nos unió también como pareja.

Entonces ya no me dio igual. Al dejar esto del BDSM de ser una fantasía ambigua y bastante indiferente, para convertirse en una realidad cada vez más presente en mi vida y mis sentimientos, la posibilidad de que otra persona participara en eso que estaba viviendo se me hacía tan cuesta arriba que se convirtió entonces en un límite. ¿Por qué? No sé, tal vez ya tenía bastante con hacer la digestión de cuanto estaba descubriendo sobre mi misma en ese momento y con adaptarme a todos los cambios que esto supuso en mi vida. Demasiadas conmociones, con las correspondientes dosis de vulnerabilidad y de inseguridad que cada cambio conlleva. Y también porque ya no era una utopía imaginaria en la que todo puede ocurrir pero en realidad no pasa nada. Esto era algo real, y aceptar esa posibilidad era que alguien más fuera testigo de mis penas y glorias, de la vergüenza, el dolor, el placer, las vacilaciones y los avances. No sé qué me preocupaba más, si que esa persona tuviera un espacio en la intimidad de mi Señor, o que la tuviera en la mía.

Es posible que si Él hubiera tenido realmente otras sumisas en el momento en el que nos encontramos, tampoco hubiera sido un problema, ya que habría aprendido desde el principio a crecer en esa situación. O tal vez me hubiera sido más dificil crear con Él el vínculo que acabó llevándonos a vivir juntos. Ni idea.

El caso es que pasó así, y fuimos pareja “monopérrica” durante casi tres años. En principio porque era lo que ambos necesitabamos y queríamos, aunque Él siempre dijo que era una posibilidad que le gustaba y se quedó abierta la puerta a que en el futuro se incorporara una tercera persona. Abierta, pero no impuesta; Yo jamás sentí sobre mi cabeza esa espada de Damocles que otras sumisas sufren, sabiendo que sus Amos desean o planean introducir en la relación algo que ellas no comparten. Siempre fue algo que ocurriría cuando fuera el momento apropiado, y si encontrabamos la persona adecuada… Y si no se daban esas condiciones nunca, tampoco pasaba nada.

Claro que cuando uno quiere, hace lo que está en su mano por crear las condiciones.

lena{DR}
propiedad de Dragon
mayo’06

.

– Multipropiedad, parte 2
– Multipropiedad, parte 3
– Multipropiedad, parte 4

Hacia una ética Sadomasoquista

En este texto, me propongo realizar algunas reflexiones en torno a la ética y la moral del sadomasoquista. Sin embargo, no pretendo aquí analizar, ni definir los comportamientos que, como sadomasoquistas, debemos o deberíamos tener entre nosotros. Pretendo más bien acercarme a una visión de la ética y la moral del sadomasoquista como miembro de la sociedad general a la que pertenece y con la que interactúa. No es por tanto mi intención analizar si el sadomasoquismo (consensuado) es o no ético y/o moral, el cual asumo como tal.

Introducción:

La ética es la parte de la filosofía que trata del bien y del mal, de lo bueno y lo malo, así como del fundamento de sus valores, con el objeto de vivir bien en sociedad. Se podría decir que la ética es algo íntimo, personal, mientras que la moral es una especie de “ética de grupo o conjunto”. Mientras que la ética se refiere a aspectos del individuo mediante un conjunto de normas que tienen por objeto salvaguardar, fortalecer y preservar la vida del propio individuo, la moral se refiere a aspectos del grupo buscando los mismos objetivos, en relación al propio grupo.

Ambos términos están por tanto íntimamente relacionados e influidos mútuamente. Así pues, es la suma-resta de la ética personal de cada uno de los miembros de un grupo (valores individuales) la que construye la moral plasmándola en usos, costumbres, normas e incluso leyes, las cuales a su vez influyen en los valores personales del individuo. Por tanto, en merced a esa mútua influencia ambas –ética y moral- están en constante evolución.

En “Ética para Amador”, Fernando Savater decía sobre la ética:

“A diferencia de otros seres, vivos o inanimados, los hombres podemos inventar y elegir en parte nuestra forma de vida. Podemos optar por lo que nos parece bueno, es decir, conveniente para nosotros, frente a lo que nos parece malo e inconveniente. Y como podemos inventar y elegir, podemos equivocarnos, que es algo que a los castores, las abejas y las termitas no suele pasarles. De modo que parece prudente fijarnos bien en lo que hacemos y procurar adquirir un cierto saber vivir que nos permita acertar. A ese saber vivir, o arte de vivir si prefieres, es a lo que llaman ética”.

 

La ética individual:

Todo Ser Humano desarrolla y posee su propia ética, la cual comprende todos sus valores y rige su posición ante el mundo, sus ideas sobre lo que está bien y lo que está mal, lo aceptable o no. Ésta ética individual es resultado de tamizar y procesar la moral (como ética del grupo, con sus valores y normas) a través de su personalidad y otros aspectos sociales (creencias religiosas, cultura, grupo social, subcultura a la que se pertenece, etc). Una vez que se han sentado los pilares de esa ética individual, se constituyen en una atalaya desde la que ver y definir el mundo de forma particular, y en la que ir encajando de forma más o menos coherente cualquier aspecto o dilema ético que se nos presente.

La ética colectiva (moral):

El Ser Humano, como animal social, tiende a agruparse siguiendo ideas, valores y/o intereses afines. Es decir, compartiendo unos intereses y éticas comunes. Nos agrupamos por ejemplo, por afinidad política, religiosa, de clase, sexual, etc. Y con las personas que nos agrupamos, compartimos una ética. Pero al mismo tiempo, nuestro grupo de afinidad se encuentra dentro de otro más amplio, de orden jerárquico superior, con el cual a su vez también compartimos nuestra propia ética. Y éste a su vez, dentro de otro grupo superior. Y según se va ampliando el número de subgrupos, más fácil es que nuestra ética vaya encontrándose con obstáculos y contradicciones difíciles de salvar y casar.

Pongamos un ejemplo a modo ilustrativo: Imaginemos a una persona homosexual, creyente y liberal en lo político. Sin duda, ese cóctel le debe de haber creado y probablemente le debe de crear serios cuestionamientos éticos, puesto que muchos de los valores predominantes (y por tanto, morales) de cada uno de los grupos a los que pertenece chocan entre sí y, ante ello, puede reaccionar de dos formas: vivir dentro de distintos “armarios éticos” (una ética diferente según dónde, quién y cuando) o construirse una ética transversal que haga compatibles todas esas distintas morales. La primera opción sólo conducirá a la negatividad, a la infelicidad. La segunda, a corto o largo plazo puede contribuir a influir en esa moral predominante y cambiarla.

Una ética universal:

Exceptuando a psicópatas y otras patologías similares, podemos afirmar que prácticamente todas las personas tienen unos valores éticos comunes, lo cual es lógico si recordamos que en definitiva la ética tiene como fin vivir bien, tanto como individuos que como grupo. Y esto es algo que está por encima de cualquier creencia religiosa, política o la que sea. Es el paso de esa ética universal por el tamiz particular de cada ser humano o creencia para su aplicación el que produce discrepancias.

Por ejemplo, estoy seguro que nadie que me lea mostrará discrepancia a la afirmación “Hay que acabar con el hambre en el mundo”. Sin duda, estaremos de acuerdo. Es al plantear la forma de hacerlo donde surgirán los problemas: ¿Les enviamos ayudas humanitarias eternamente? ¿Les proporcionamos medios y les enseñamos a solucionar su problema? ¿Lo solucionamos con un genocidio?.

Un buen ejemplo lo encontramos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. A la hora de aprobar su redacción, fue posible llegar a un acuerdo, empero, a la hora de su aplicación hay un cierto margen de discrepancias.

Conclusiones:

Toda esta larga y tediosa introducción me sirve para poder realizar las afirmaciones siguientes:

  • Como seres humanos que somos, nacemos y nos formamos éticamente.
  • Como sadomasoquistas, formamos un grupo social que intersecciona con otros grupos sociales y a su vez enmarcados en grupos sociales más grandes, con los que compartimos una ética universal, tamizada por nuestras propias éticas de subgrupo y personales (o a la inversa).
  • Que como sadomasoquistas, necesitamos que nuestra ética individual encaje en la ética del grupo, y ésta a su vez en la moral del grupo social mayor al que perrtenecemos (la sociedad común).
  • Que nuestra ética individual como sadomasoquistas, no debe entrar en conflicto consigo misma y debe ser coherente, razonada, explicable y defendible.

Hacia una ética sadomasoquista:

Identificarse con la cultura sadomasoquista, pertenecer a ella, es algo que necesariamente nos posiciona éticamente, y al hacerlo, también nos posiciona políticamente (que no necesariamente en una ideología política concreta). Hay muchas cosas de nuestra cultura que nos caracterizan. Pero quizá la más importante en términos éticos es la defensa de nuestro derecho al propio cuerpo. El derecho al propio cuerpo es un Derecho Humano y, aunque no está recogido como tal explícitamente en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sí está reconocido como tal.

Durante muchos años, diversas organizaciones activistas en pro de los derechos de los sadomasoquistas han basado nuestra defensa (y se basan todavía) en este derecho. Por el otro lado, la sociedad común, a través de sus órganos representativos correspondientes, ha mostrado cierta reticiencia a aceptarlo, si bien de unos años para acá ha comenzado a hacerlo, aunque con ciertas limitaciones (según países y colectivos). En definitiva, esa aceptación nace de la modulación de ese derecho mediante la combinación con otros como, por ejemplo, el derecho a la vida y a la salud y la obligación de los estados de velar por ellos. Y es que el derecho al propio cuerpo también se puede aplicar en muchos otros asuntos sensibles como la eutanasia, el aborto, donación de órganos, gestación subrogada, etc.

Ser sadomasoquista implica por tanto tener una posición ética (más allá de la moral como ética colectiva expresada a través de leyes) al respecto de todos estos temas y ésta debe ser consistente y coherente con nuestra propia ética. Esto no necesariamente debe de pasar por una aceptación sin más de que todo el mundo pueda hacer con su cuerpo lo que le plazca, pero tampoco puede pasar por una negación sin más de su derecho, toda vez que el nuestro sí deseamos que sea reconocido.

Una ética sadomasoquista en este aspecto, conlleva la necesidad de comprender que el derecho al propio cuerpo tiene sus limitaciones, modulaciones y restricciones, bien sea en el terreno del sadomasoquismo, bien sea en cualquier otro aspecto en que se pueda aplicar. Es de esta forma como podemos conjugar las distintas éticas con las que podamos convivir, al tiempo que manejar nuestra propia e íntima ética de forma coherente, razonable, sensata y sin contradicciones. Es así como podemos presentarnos ante la sociedad exhibiendo nuestra propia ética.

Debemos ser capaces de ver y señalar las contradicciones o similitudes que pueda haber en otros aspectos y campos de aplicación de ese derecho. Y reconocerlo cuando sea coherente con nuestra ética o discutirlo, razonadamente, cuando no.

Para finalizar, quiero compartir con ustedes algunas de las preguntas que he ido formulándome a lo largo de los años y que han sido el origen de este dislate tan largo que he compartido con ustedes. No pretendo que dejen respuesta, ni mantener debate alguno, tan sólo las dejo para su reflexión:

  • Muchas personas afectadas por bulimia y/o anorexia nerviosa se identifican como una subcultura y argumentan su derecho al propio cuerpo… se les debería reconocer/negar/modular?
  • Las reclamaciones al derecho a una muerte digna son algo común hoy en día en muchos países, entre sus argumentos, está su derecho al propio cuerpo… Se les debería reconocer/negar/modular?
  • En el tema del aborto, también se utiliza el mismo argumento (entre otros muchos) para reclamar la ampliación de ese derecho… se les debería reconocer/negar/modular?
  • El derecho al propio cuerpo también se encuentra entre los argumentos a favor de la gestación subrogada… se les debería reconocer/negar/modular?

DR.

(continuará?)

“¿Influye la vestimenta en el clima de una sesión BDSM?” – Debate en Valencia, 25/08/17

20476402_1998217120411803_2088176241137782537_n

Continúan las actividades habituales en la Asociación BDSM Jardín Secreto de Valencia con un nuevo debate dirigido por el Sr. ElFaro.

Copiamos del evento en facebook:

En nuestra tarde de tertulia con el Sr ElFaro, hablaremos sobre si la forma de vestir fetish hace al dominante, le mejora o da lo mismo.

Una vez más, nos reunimos con el Sr. El Faro, para disfrutar de una tarde de tertulia, basada en la experiencia y el trabajo de difusión del BDSM en el que ha trabajado durante años.

Podremos difrutar de una de las voces con mayor experiencia en el mundo BDSM de toda la comunidad de habla hispana. Teniendo como tema a tratar el uso del protocolo en las relaciones BDSM y la importancia de éste para las dinámicas en pareja.

Ven y disfruta de una charla más que amena, ven a contarnos que piensas de ello.

Evento en facebook:
https://www.facebook.com/events/1711614062243932

……

.

Otros eventos que tendrán lugar por nuestra zona próximamente:

.

Cine de Verano de “inspiración”: La sala de torturas chinas.

Con el verano, siempre ocurre lo mismo: La programación televisiva se torna insoportable. Así que, presuponiendo que se aburren con ella y que en este momento no tienen a nadie “a mano” para entretenerse, igual les apetece ver alguna película que, además, pueda ser “inspiradora”.

Así, les invitamos a ver “La sala de torturas chinas”, un film del año 1994, made in Hong Kong, a caballo entre el porno soft, el humor y con escenas que (tal como indica el título) puede servir de inspiración.

 

 

Disfruténla y ya Nos dicen si eso…

DR

Fiesta del Orgullo BDSM de DominaciónWorld, en Alicante el 12/08/17

0a2a073e845105d6ca73ab319b349419

Nos informan sobre este evento que tendrá lugar en Alicante este mes (así que si estáis por aqui de vacaciones en esas fechas, ¡ya sabéis!):

Copiamos de su web:

Vamos a celebrar el día del orgullo BDSM, cada participante se encargará de traer sus juguetes, se servirá una cena fría y bebida y se realizarán juegos de BDSM en el jardín privado de las emociones.

El precio de la entrada es de 15€ y se pagará en la puerta del mismo o días antes en el lugar del evento o por trasferencia bancaria. El numero de cuenta se os dará por privado a demanda vuestra. Un saludo y que empiecen los juegos !

Información en web:
https://dominacionworld.com/m/events/view/D%C3%ADa-Del-Orgullo-BDSM-2017-07-27

Evento en facebook:
https://www.facebook.com/events/1910200535902530/

.

…….

Otros eventos que tendrán lugar por nuestra zona próximamente:

.

Día del Spank 8/8 en el Jardín Secreto – Valencia, 12 agosto.

20431588_1996165490616966_1670933978993476172_n

Copiamos la informacion del evento publicado por la Asociación BDSM Jardín Secreto de Valencia en facebook:

Celebremos el día del spank calentando manos y culos.

El sábado 12 de agosto a las 23,30 ven a Jardín Secreto a celebrar con nosotros otro de los días importantes del calendario bdsmero.

Previamente hay cena

Información y reserva en asociacionjardinsecreto@gmail.com

Evento en facebook: https://www.facebook.com/events/254016278435736

.

…….

Otros eventos que tendrán lugar por nuestra zona próximamente:

.

 

Quieres que tu pareja comparta tus gustos? Mejor hablarlo…

No hagas como Francine, de la serie “American Dad”:

NOTA: El vídeo que originalmente colocamos, fué eliminado poco después. Se trataba de una edición que recogía únicamente la trama de Francine y su gusto con el spanking, además, en castellano latino. Procedemos a cambiarlo, pero esta vez es más largo, incluye otras subtramas y está en inglés.

 

Un poco de humor para combatir los calores…

“Señorita Tacones Altos”: Tertulia literaria en Valencia, 18 de agosto 2017

20156050_1990460811187434_5415708251499953507_n

Copiamos la información del evento en facebook:

En nuestra tarde literaria con Saara leeremos y debatiremos sobre el libro Señorita tacones altos.

Día viernes 18 de agosto a las 19 horas
Lugar Jardín Secreto
Información asociacionjardinsecreto@gmail.com

 

Evento en facebook: https://www.facebook.com/events/461198270913393/

.

…….

Otros eventos que tendrán lugar por nuestra zona próximamente: